8.- Bodegón a la creta

Webnode

En el apartado “Dibujo paso a paso de bodegón” ya vimos cómo dibujar un bodegón con cretas en “blanco y negro”.

En este caso se trata de un bodegón dibujado con cretas de colores aunque en una gama muy restringida.

 

He elegido como modelo un excelente bodegón pintado al óleo del artista holandés Jos van Riswick tanto por su belleza como por su sencillez pero sobre todo por que su gama cromática se adapta muy bien a la propia de las cretas que suele estar en la gama de ocres, tierras, sanguinas y sienas, aunque también se fabrican en otros colores como rojos o amarillos.

 

En realidad este ejercicio pretende demostrar que con una gama tan limitada se puede hacer un bodegón con resultados bastantes dignos aunque esté muy lejos de la calidad pictórica y plástica que se consigue con los pasteles. Pero de pasteles ya hablaremos otro día.

 

 

Bien, pues esta es la obra que servirá de modelo.

 

Para este dibujo he elegido papel Canson, Mi-teintes color Siena por ser un color que se integra  perfectamente en el color general de la obra.

 

 

Comenzamos por hacer un dibujo a líneas muy simple sin detalles ni sombreado.

Encajamos  en el papel comenzando con un  trazo vertical que será el eje de la botella, a cada lado de este eje dos líneas verticales que limitarán el ancho de la botella y luego unas horizontales  que marcaran la base, la altura, el punto en que las líneas curvas se cierran ascendiendo hacia el cuello, y otra horizontal donde terminan su ascenso las lineas curvas y empieza el cuello de la botella.

 

A la izquierda de la botella dibujamos un rectángulo  en el que encajaremos el vaso de estaño. Haremos sendas elipses en su base y en su parte superior que servirá para dibujar la boca del vaso.

 

Y finalmente a la derecha en otro rectángulo encajamos la manzana.

 

 

 

Una vez definidas las líneas del dibujo, aunque no es imprescindible, borramos las líneas que nos han servido para encajar el dibujo así como también los trazos  de tanteo y repasamos con un lápiz  sepia las líneas definitivas.

 

A continuación con creta blanca y amarilla destacamos las que serán las zonas más iluminadas y los brillos.

 

 

 

 

En este paso difumino el fondo en sepia por ser un color y tono intermedio en el conjunto, sin degradado ni matices, se trata sólo de oscurecer un poco el fondo para valorar mejor los elementos que componen el bodegón.

 

Con creta negra hago un rayado en la botella y vaso para señalar lo que serán las zonas más oscuras del bodegón.

 

Y finalmente con creta ocre amarilla hago otro difuminado bastante uniforme para el plano de la mesa.

 

 

 

 

Ahora he matizado algo más el fondo, con cambios de color y valor pero sin trabajarlo demasiado, solo pretendo dale un poco de “atmósfera” a la escena.

 

Difuminé el negro de la botella y con gris claro y algo de blanco he simulado el polvo que cubre el vidrio.

 

También he difuminado el vaso sin añadirle, de momento, ningún color nuevo sino como estaba en el paso anterior adquiriendo el vaso un gris suave similar al estaño. Estos difuminados los he hecho con los dedos.

 

 

 

En este paso he trabajado más el fondo con aportes de diferentes colores de creta algo más cálidos y en varios tonos, claros y oscuros, quedando ya muy cerca de su estado final.

 

Con grises más oscuros he dado algunas sombras al vaso especialmente a ambos lados, he corregido la elipse del borde superior, haciendo sus brillos más discontinuos, he remarcado el brillo en su perfil vertical derecho y he dado algunos toques irregulares de brillo en el centro.

 

Sobre la manzana y siguiendo su curvatura he pintado algunos trazos rojos, rosas y amarillos tanto en torno del pedúnculo como en su perfil derecho.

 

Y finalmente algunas sombras sobre la mesa, especialmente la que proyecta el vaso, muy poca por que todo el bodegón está iluminado con una luz cenital, es decir vertical y desde arriba, y por lo tanto la sombra proyectada es mínima.

 

 

 

Esta es la obra en su estado final. Como se puede ver he dado algunos reflejos tanto en la botella como en el vaso,  principalmente el ocre de la mesa y el rosa de la manzana.

 

He matizado la manzana con rojos, naranjas y amarillos simulando el moteado típico de la piel de este tipo de fruta y he acabado su sombra sobre la mesa.

 

Como ya anticipé el resultado de este dibujo con cretas no tiene la calidad pictórica que se consigue con los pasteles pero para los principiantes puede servir como puente entre el dibujo en blanco y negro y  el dibujo  al pastel a todo color.

 

 

Y esto ha sido todo por hoy

Webnode