25.-Luces y sombras.-Primera Parte.-Conceptos básicos.

 

El valor tonal indica la intensidad de luz de un color o más propiamente dicho la cantidad de luz que refleja una superficie del total de luz que recibe. En consecuencia dependiendo del tipo de luz, mejor sería decir luces, así serán los valores tonales del objeto iluminado. Esto es lo que vamos a analizar en este tema con ejemplos prácticos.

 

 

CUBO ILUMINADO CON LUZ ARTIFICIAL

 

En esta práctica iluminamos con luz artificial, en forma de “luz directa”, es decir una luz dura,  un pequeño cubo situado sobre una especie de falsa caja de luz,  compuesta por una base, un fondo y una pared lateral situada en oposición al foco como se puede ver en la fotografía.

 


 

 

Esta es una práctica en la que se puede apreciar la diferencia entre la luz reflejada sobre el objeto y la ausencia de esa luz reflejada. Para ello basta suprimir la pared-reflector de la derecha. Sin esa pared no hay reflexión de luz con lo cual los valores de las sombras tanto en el cubo como en el escenario están más marcados es decir más separados en la escala tonal.

 

 

ILUMINACIÓN CON REFLECTOR LATERAL

 

 

La fuente de luz lateral (izquierda) es la que da volumen al objeto fotografiado o dibujado. En la foto de arriba puede diferenciarse claramente el valor tonal de cada una de las tres caras visibles del cubo. La que se enfrenta a  la fuente de luz está intensamente iluminada, la opuesta, a la derecha, tiene una sombra de valor bajo y la superior tiene una sombra de tono casi intermedio entre ambas. El conjunto tiene un fuerte contraste tonal entre las diferentes luces y sombras.

 

 

ILUMINACIÓN SIN REFLECTOR LATERAL

 

En esta foto he suprimido la pared lateral del escenario, la consecuencia es que la luz que llegaba a esa pared ya no se refleja sobre el cubo por lo cual la cara derecha de la caja tiene un valor de la sombra muy profundo casi negro. Por ello la sombra proyectada por la caja sobre el plano de la mesa es también más oscura, más extendida y con los bordes más definidos.

 

En este tipo de iluminación se aprecia el mayor contraste tonal posible, el blanco de la cara iluminada y el negro de la cara en sombra, contraste cuya percepción visual aumenta al encontrarse yuxtapuestos.

También la pared del fondo es más oscura al faltarle la luz reflejada por la pared lateral.

 

 

CUBO ILUMINADO CON LUZ NATURAL

 

En el mismo escenario preparado anteriormente ilumino esta vez el cubo con la luz natural, en forma de “luz difusa”, es decir la luz blanda  que entra por la ventana a primera hora de la mañana. Lo primero que apreciamos es la diferencia de color de la luz. La luz del sol es una luz blanca y la luz artificial como ya vimos es una luz cálida que en las fotos aparece como sepia.

 

 

ILUMINACIÓN CON REFLECTOR LATERAL

 

El cubo que he preparado es una pequeña caja de madera que he envuelto en papel muy blanco, concretamente del tipo folio. El fondo es un tablero cubierto también con papel blanco del que venden en tiendas de BB AA para borrador de dibujos igual que la pared  lateral de la derecha. Y el de la mesa es también papel blanco pero muy satinado para facilitar que el cubo se refleje sobre este plano horizontal para que sus tonos puedan apreciarse mejor.

 

El objetivo de que todo lo haya montado en blanco es conseguir que tanto las luces como las sombras estén lo más cerca posible a una escala monocromática neutra, es decir que los grises no estén influenciados por ningún color para que los matices no nos distraigan de los valores tonales que es lo que pretendemos estudiar. Todas las fotografías aquí reproducidas lo son en sus propios colores o sea que en ningún caso han sido modificadas por programas de tratamiento de imágenes.

 

La principal diferencia que se puede apreciar en comparación con la iluminación artificial directa es que la luz natural se dispersa en todas direcciones en lugar de concentrarse en una dirección dando lugar a una iluminación difusa.

 

El resultado es que la escala de grises es más reducida, es decir los grises de las sombras e incluso de las partes iluminadas son más parecidos y por lo tanto hay menos contraste tonal entre unos y otros.

Esto queda reforzado por el hecho de que la luz que se refleja en la pared lateral de la derecha contribuye a “re-iluminar” (rellenar) el escenario aclarando las sombras, es decir subiendo su tono en la escala.

 

A pesar de ello las tres caras visibles del cubo mantienen los tonos de sus sombras perfectamente diferenciados entre sí pero de modo análogo a la iluminación directa. La   cara izquierda iluminada (valor claro)  la cara superior en penumbra (valor intermedio) y la cara derecha con sombra propia (valor oscuro) Sea cual sea el tipo de iluminación siempre se mantiene el claroscuro.

 

En la cara derecha del cubo se observa la influencia de la luz reflejada sobre la mesa que “rebota” sobre esta cara de modo que en algunas partes de la misma la sombra es más clara. Es decir que la sombra propia del cubo queda alterada por la luz reflejada sobre la mesa.

 

Finalmente la sombra proyectada por el cubo sobre la mesa es más clara y de bordes menos definidos que en los casos anteriores.

 

 

CONCEPTOS BÁSICOS

 

En esta fotografía he señalado los principales conceptos sobre las luces y sus sombras. Estos conceptos son los mismos en cualquiera de los casos que estamos estudiando.

 

 

ILUMINACIÓN SIN REFLECTOR LATERAL

 

En este caso he quitado la pared lateral con lo cual, como en el caso de la luz artificial ya estudiado, no existe la luz reflejada lo que endurece las sombras aumentando el contraste tonal entre unas partes y otras de la caja y del escenario. El fondo se oscurece al faltar la luz reflejada. También la sombra proyectada por la caja sobre la mesa es más profunda y definida que en el caso anterior.

 

Y el propio reflejo del cubo sobre la mesa es casi como sobre un espejo, apreciándose con bastante nitidez los perfiles de la cara izquierda en su reflejo sobre el plano de la mesa. En la fotografía anterior se puede ver que ese reflejo está mucho más difuso.

 

 

COMPARACIÓN DE ENTONACIONES

 

En esta comparativa se ven las diferencias de tonos entre las caras del cubo, su sombra proyectada sobre la mesa, su reflejo sobre la mesa y la influencia de la luz reflejada por la pared derecha (o su ausencia) sobre el cubo, el fondo y la mesa. A la izquierda fotografía de iluminación con pared-reflectora lateral y a la derecha sin la pared lateral.

 

También la gradación tonal del fondo está invertida en el segundo caso con respecto al primero. En la primera fotografía la derecha del fondo es más clara que la izquierda debido a la proximidad de la pared que refleja su luz. Sin embargo en la segunda fotografía la derecha del fondo es más oscura al faltar la luz reflejada y la parte izquierda es más clara por estar más cerca de la ventana es decir de la fuente de luz única.

 

 

Si comparamos las fotografías con los valores tonales de la escala de Munsell se ve que en el primer caso predominan valores de la parte alta de la escala (0 a 4) con algún tono de la parte intermedia y en el segundo caso predominan los valores intermedios (5 a 7) con algún tono de la parte alta. Conteniendo en ambos casos el semitono 5 (blanco y negro al 50%) y ninguno de la escala baja (8 a 10)

 

 

CILINDRO ILUMINADO CON LUZ ARTIFICIAL

 

En esta práctica analizaremos las luces y sombras en un cilindro, que como veremos son muy diferentes a las ya vistas en un cubo. El procedimiento será el mismo empleado hasta ahora. Los objetos cuyas superficies tienen aristas presentan cortes nítidos entre la luz y la sombra como ya hemos analizado en el claroscuro del cubo, sin embargo los objetos con superficies curvadas presentan una transición suave entre la luz y la sombra.

 

Si la luz nos permite ver la forma de un objeto  el claroscuro produce la sensación de volumen debido al juego de luces y sombras sobre ese objeto. Por ello para reproducir correctamente el volumen de un objeto debemos valorar exactamente las intensidades de sus sombras, esto es lo que conocemos como valoración tonal y requiere de un examen exhaustivo del objeto en relación a la luz que recibe.

 

 

ILUMINACIÓN CON REFLECTOR  LATERAL

 

Este cilindro está iluminado en clave  menor intermedia, menor porque no está el negro e intermedia ya que las sombras se suavizan debido a la reflexión de la luz en la pared derecha y la mayoría de tonos están en la zona intermedia de la escala de nueve tonos.

 

Entre la luz y la sombra, hay una zona de transición o de medias tintas  que puede variar en extensión dependiendo de la intensidad de la luz. Como se puede ver el perfil izquierdo del cilindro está fuertemente iluminado por una luz directa y presenta un valor tonal muy alto cercano al blanco y según desplazamos la vista hacia la derecha vemos como la intensidad de la sombra aumenta hasta llegar a aproximadamente la mitad del cilindro en el que la sombra alcanza su tono más bajo, es decir la sombra propia, y avanzando hacia el perfil derecho el valor tonal de la sombra vuelve a subir puesto que ese lado recibe la luz reflejada por la pared de la derecha que no aparece en esta fotografía.

 

Esta misma luz reflejada es la que suaviza a la sombra proyectada por el cilindro sobre la mesa, aclarando también la sombra de la pared del fondo especialmente en el lado derecho.

 

 

ILUMINACIÓN SIN REFLECTOR LATERAL

 

Este cilindro está iluminado en clave mayor baja, predominan los tonos oscuros, y alto contraste, es decir contiene el blanco y el negro,  ya que la fuente de luz es puntual por  proceder  de un foco, lo que produce una iluminación intensa a la que se opone una sombra muy profunda. Como ya vimos con el cubo al suprimir la pared reflectora el lado derecho del cilindro presenta una sombra de un tono muy bajo puesto que ya no está iluminado por la luz reflejada.

 

El resultado es que la fuente de luz directa  o puntual  produce unos contrastes duros y bien delimitados entre la luz y la sombra, con una zona de medias tintas muy reducida, se puede apreciar que la mayor parte del cilindro está en sombra y solo hay una estrecha franja iluminada. La luz fuerte o dura consigue efectos de dureza y dramatismo.

 

 

COMPARACIÓN DE ENTONACIONES

 

A la izquierda fotografía con la reflexión de luz producida por la pared de la derecha. En la foto de la derecha se ha eliminado la pared y por tanto no hay la reflexión de luz. Se puede apreciar el lado derecho del cilindro que en la primera foto está iluminado mientras que en la segunda permanece en sombra profunda. En el plano vertical, es decir el fondo, también aparece su lado derecho más iluminado en la primera foto debido a la reflexión de la luz que en el segundo caso es más oscuro.

 

 

CILINDRO ILUMINADO CON LUZ NATURAL

 

En esta fotografía se puede ver el sencillo montaje preparado para la siguiente práctica que es el mismo ya utilizado para las prácticas anteriores. Esta vez iluminado con luz natural difusa.

 

 

ILUMINACION CON REFLECTOR LATERAL

 

Como la fuente de luz es difusa, produce unas sombras suaves, con una zona de medias tintas amplia y variada, es decir la transición de la luz a la oscuridad es muy paulatina y difuminada. La entonación general es en clave menor alta ya que predominan los tonos claros pero no contiene ni blanco ni  negro. La luz suave consigue expresiones delicadas.

 

 

ILUMINACIÓN SIN REFLECTOR LATERAL

 

La valoración tonal es en clave menor intermedia con tonos de escala baja aunque predominan los tonos de la parte intermedia de la escala sin el negro ni el blanco puros.

 

Repasemos de nuevo los conceptos básicos.

 

Luz.- Esta zona identifica la parte que recibe los rayos de luz de forma directa. En este caso es el lado izquierdo del cilindro. Su valor es  de la escala alta.

 

Penumbra.- Zona intermedia entre la zona clara y la zona oscura, o sea entre el perfil izquierdo directamente iluminado y la sombra propia en el centro del cilindro. Comprende gran variedad de grises de la escala intermedia.

 

Sombra propia.- Es la zona que no recibe ningún rayo de luz, y se mantiene oscura. En el cilindro es la parte más cercana al espectador, aproximadamente en el eje vertical. Los valores están entre los de la escala baja.

 

Sombra proyectada.- Es la sombra que produce el objeto iluminado sobre las superficies vecinas ya sea el plano de la mesa, paredes o más frecuente sobre otros objetos próximos.

 

Luz reflejada.- Área que recibe parte de la luz reflejada por alguna superficie cercana. En este caso al no estar la pared reflectora derecha esa luz es inapreciable pero que sí es ostensible en la fotografía anterior.

 

Imagen reflejada.- Es la que por efecto especular aparece inversa sobre la mesa en aquellos casos en que la textura de ese plano lo permita.

 

 

VALORACIÓN TONAL DEL CILINDRO

 

Confrontando las sombras del cilindro con la escala de nueve tonos vemos que de izquierda a derecha los valores tonales bajan desde el cero al dos, es decir valores altos de la escala de Munsell.  Alcanza el cinco su tono más bajo, un semitono, en la zona de sombra propia y vuelve a subir, valores cuatro y tres,  por efecto de la pared deflectora. Es decir que se produce una suave gradación en la parte alta de la escala.

 

 

VALORACIÓN TONAL DEL FONDO

 

Como ya mencioné anteriormente la luz reflejada, o su ausencia, afecta no sólo al modelo iluminado sino también al fondo y al plano de la mesa o hablando con más propiedad afecta al entorno, al espacio que intentamos dibujar, el cual está ocupado por una “atmósfera” de luces, penumbras y sombras.

 

En la foto se  distinguen zonas que cumplen lo descrito. La parte del fondo y mesa más alejada de la luz principal tiene la sombra más baja, tonos 6 y 7. La parte central sube el tono, 3 y 4,  debido a la luz que recibe reflejada del cilindro y de la mesa. Y en la parte superior derecha baja a valores intermedios, 5 y 6, donde esa iluminación extra no alcanza.

En la mesa puede apreciarse que de izquierda a derecha hay una suave gradación desde el valor 5 al 6 que queda interrumpida por la imagen reflejada del cilindro que sube a un valor 4.

 

 

ESFERA ILUMINADA CON LUZ ARTIFICIAL

 

Finalmente analizaremos las luces y sombras en la esfera, para lo que he preparado como en los casos anteriores una esfera blanca sobre el mismo escenario ya utilizado.

 

 

ILUMINACIÓN CON REFLECTOR LATERAL

 

En la esfera podemos identificar las luces y las sombras ya aprendidas en los casos del cubo y el cilindro. Las dos sombras: la propia y la proyectada. La zona intermedia menos iluminada pero que no llega a ser una sombra propiamente dicha, es decir la casi sombra o penumbra. Las tres “luces”: el brillo o realce, la zona iluminada y la luz reflejada. Con la dureza de la luz artificial directa y la reflexión de luz producida por la pared de la derecha se diferencia más claramente las luces y sombras. Destacaremos la suavidad de la sombra del plano vertical debido a la reflexión mencionada.

 

 

PARTES DE LA SOMBRA PROYECTADA

 

En la sombra proyectada podemos distinguir las “tres sombras” que contiene, la sombra propiamente dicha que es más oscura y es la más cercana a la base de la esfera y es por lo tanto la que menos luz recibe. La penumbra que es la sombra más extensamente proyectada y que ocupa una mayor zona del plano horizontal y por lo tanto la que más luz recibe y la hace una sombra más transparente y finalmente la antumbra que es una pequeña zona que rodea a la penumbra alargándola y es la sombra más clara de todas.

Estas características de la sombra se encuentran también en las sombras del cubo, cilindro y cualquier otro objeto iluminado.

 

 

CONCEPTOS BÁSICOS

 

Una vez más podemos verificar que sea cual sea la forma del objeto iluminado y sea cual sea el tipo de luz que reciba se cumple la “regla” del claroscuro, luz-penumbra-sombra, es decir valor tonal alto-tonos intermedios-valor tonal bajo. A los que hay que añadir la zona iluminada por la luz reflejada por la mesa, valor claro, la sombra proyectada por el objeto sobre la mesa, valor bajo, y en el caso de superficie pulidas los puntos de brillo o realces.

 

Observando detenidamente la esfera podemos ver que está iluminada en sus dos mitades, por arriba por una luz directa procedente de un foco y por abajo por una luz reflejada procedente de una pared reflectora y del propio plano horizontal. Pero en ambas semiesferas se cumple la regla del claroscuro. En la zona luminosa la escala tonal es alta y en la zona en sombra los valores corresponden a la parte baja de la escala, pero ambas escalas presentan el inevitable trío de valores: claro-intermedio-oscuro.

Pero también en la sombra proyectada se cumple la regla porque a su vez la sombra proyectada está “iluminada” por las luces reflejadas del entorno de modo que en la parte que recibe menos luz, al pie de la esfera, es una sombra profunda, en su parte más alargada es más tranparente y se “mezcla” con el color de la mesa y en su extremo la sombra es más débil y deja ver el color de la mesa.

 

ILUMINACIÓN SIN REFLECTOR LATERAL

 

Esta es la esfera sin la luz reflejada por el plano vertical de la derecha que he eliminado. Al faltar esa luz, que suavizaba las sombras y añadía iluminación extra, toda la escena se endurece, las sombras bajan su  valor, los perfiles se hacen más definidos y la sensación de volumen aumenta ya que al oscurecerse el plano vertical la esfera se “separa” más del fondo.

 

 

ESFERA ILUMINADA CON LUZ NATURAL

 

Siguiendo el procedimiento habitual cambio la iluminación artificial por la luz natural todavía blanda de primeras horas de la mañana.

 

 

ILUMINACION CON REFLECTOR LATERAL

 

Con luz difusa y con reflector lateral toda la atmósfera presenta un aspecto delicado y de bajos contrastes en la gama media y alta de la escala de Munsell vista anteriormente.

 

La sombra propia de la esfera y la sombra proyectada, que son las más bajas del esquema de luces y sombras, están en la gama de tonos intermedios y el resto en los valores de la parte alta de la escala. El contraste tonal es bajo y la esfera destaca poco del fondo presentando un volumen con poco efecto tridimensional.

 

 

ILUMINACIÓN SIN REFLECTOR LATERAL

 

Como en los casos anteriores al desaparecer la luz reflejada por el plano vertical de la derecha la entonación general baja a valores intermedios y de la parte baja de la escala.

El plano vertical se oscurece, la sombra propia y la reflejada son más evidentes, aumenta el contraste tonal, la bola se separa del fondo y su volumen es más “esférico”.

También se aprecia mejor las “tres sombras” de la sombra proyectada sobre el plano horizontal, o sea sombra, penumbra y antumbra.

 

 

COMPARACIÓN DE ENTONACIONES

 

Como en los casos ya estudiados del cubo y el cilindro aquí también podemos ver la gran influencia de la luz reflejada. Mayor contraste tonal y sombras más profundas sin   luz reflejada (derecha) Valoración tonal más alta y transiciones más suaves en las gradaciones con luz reflejada.

 

 

RECORDATORIO

 

Finalmente como repaso en los siguientes mosaicos podemos ver arriba luz artificial directa y abajo luz natural difusa. A la izquierda con reflector de luz y a la derecha sin reflector.

 

 

 

Y esto ha sido todo por ahora, nos vemos en la 2ª Parte en la que trato sobre el sombreado a manchas en el dibujo con diferentes materiales.