24.- Retratos rápidos.- Apuntes y bocetos.

 

TIPOS DE TRAZOS.

 

En el dibujo ejecutado con lápices, u otro material de dibujo, los posibles trazos son casi ilimitados pero la mayoría de los trazos utilizados para dibujar derivan de nueve tipos básicos.

Cuatro son para dibujar los perfiles de un objeto bidimensional o plano y el resto para aplicar a ese dibujo plano los distintos tonos que producen la tridimensionalidad o volumen del objeto dibujado.

 

Los trazos para dibujar perfiles son: trazo uniforme A, trazo caligráfico B, trazo quebrado C y trazo repetitivo D.

 

 

A.- Trazo uniforme. Es una línea limpia de grosor invariable con la que se resuelven perfiles muy definidos.

B.- Trazo caligráfico. Se caracteriza por la variación del espesor. Es una técnica útil para cuando se desea acentuar un detalle.

C.- Trazo quebrado. Son líneas cortas seguidas una tras otra varias veces. El efecto es más delicado que el que se consigue con A y B.

D.- Trazo repetido. Son líneas irregulares sobrepuestas unas a otras utilizadas para tratamiento abocetado y suelto.

 

Cuando nos referimos a trazo caligráfico lo hacemos por similitud a la escritura caligráfica en la que se enfatiza partes de las letras aumentando su grosor generalmente en los tramos de “bajada”. Como ejemplos de escritura podemos ver la siguiente imagen con caligrafía latina, árabe, gaélica y china. (En la foto, de arriba abajo y de izquierda a derecha)

 

 

 

MATERIAL PARA LOS EJERCICIOS.

 

Para los ejercicios que propongo a continuación, utilizaremos el material que aparece en la fotografía.

 

Un cutter o cuchilla bien afilada. Una lija para dar la forma que convenga a la mina del lápiz.  Un borrador, preferiblemente una goma de tipo maleable. Un lápiz pastel blanco. Un difumino. Lápices de diferentes tonos. En este caso para los dibujos que he hecho utilicé el 2B, 3B, 4B, 6B y 8B.

El 2B y el 3B son barras de grafito y el resto son lápices con carcasa de madera. No hay ninguna razón especial para elegir barras, simplemente es lo primero que pillé, lo que sí interesa es el tono.

 

APUNTES  DE RETRATO A TRAZOS.

 

A continuación dejo unas muestras de apuntes de retrato ejecutados con los distintos tipos de trazo para dibujar los perfiles aunque he añadido también algo de sombreado a base de trazos.

 

A la izquierda un apunte con trazo uniforme y a la derecha con trazo caligráfico.

 

Y seguidamente ejemplos de apuntes de retrato con trazo quebrado y trazo repetido.

 

 

TRAZOS PARA TONOS

 

Los trazos para dibujar tonos, es decir sombras, son: paralelas regulares E, paralelas distanciadas F, rayas cruzadas G, rayas a conveniencia H y punteado I.

E.- Paralelas regulares. Son líneas paralelas más o menos a la misma distancia entre sí. Cuanto más juntas se dibujen más bajará el tono del rayado, es decir más oscura será la sombra reproducida pero uniforme.

F.- Paralelas distanciadas. Son líneas paralelas que aumentan progresivamente la distancia que las separa de modo que producen el efecto de una mancha degradada, es decir con una variación tonal progresiva.

G.- Rayas cruzadas. Son series cruzadas de rayas (achurados) más o menos paralelas que reproducen diferentes superficies irregulares.

H.- Rayas a conveniencia. Son series de rayas cruzadas o paralelas o mezclas de ambas a conveniencia según la textura que se quiera reproducir.

I.-  Punteado. Es un conjunto de puntos o pequeños trazos punteados que se aplican como sombra y que proporciona mayor libertad para expresar lo que se desea.

 

 

TRAZOS, RAYADOS, ACHURADOS Y DIFUMINADOS.

 

Llegado a este punto recomiendo revisar el tema nº 4 de esta web en la que expliqué los diferentes tipos de trazos y manchas más frecuentes cuando dibujamos con lápices de grafito. Más abajo dejo las muestras de los diferentes trazos y difuminados, los comentarios sobre los mismos se puede leer en:

http://valero7.webnode.es/tecnicas/a4-trazos-y-manchas/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EFECTOS DE TRAZO Y TONOS

 

Bien, una vez hecho este repaso sobre los distintos tipos de trazos, rayados, achurados  y difuminados vamos a comparar las diferentes técnicas de utilización del lápiz con cuatro apuntes de retrato de una misma modelo que acabo de dibujar ahora mismo.

Los dos primeros bocetos están realizados en técnica a línea y las dos siguientes en técnica a tonos. En los primeros no se pretende conseguir volumen sino simplemente fijar las líneas básicas que construyen el retrato.

 

 

En la imagen de arriba a la izquierda se ve un boceto ejecutado con trazo suelto con un lápiz 4B, con gran libertad y espontaneidad  en el trazo. Es un boceto a punta de lápiz que sólo pretende captar lo esencial de la modelo sin detalles ni demasiada precisión.

A la derecha hice un boceto en técnica de trazo perfilado con un lápiz HB,  que permite líneas finas que resaltan el perfil de la modelo y es por tanto un boceto más cuidadoso.

En los dos siguientes ya intentamos esbozar las zonas de luz y sombra que dan cierto volumen a la modelo.

 

 

Y como demostración de bocetos con técnica a tonos hice estos dos retratos. A la izquierda con un lápiz 6B empleé una técnica de trazos tonales, es decir que la valoración tonal se consigue sólo con trazos más o menos intensos y con rayados más o menos densos para conseguir los diferentes tonos más claros o más oscuros.

A la derecha utilicé una técnica de trazo y tono, es decir una combinación de línea y mancha. Estas manchas se obtienen difuminando, con los dedos o con un difumino, los trazos previos ejecutados con un lápiz 8B.

 

 

BOCETO RÁPIDO DE UN RETRATO A LÍNEAS

 

Cuando hablamos de dibujo a líneas nos referimos a dibujos ejecutados a punta de lápiz que mediante trazos, rayados y achurados representan las variaciones tonales, es decir las intensidades de las sombras, que dan la tridimensionalidad al objeto dibujado diferenciándose así de los dibujos a manchas en los que la valoración tonal se practica por fundido o difuminado, con difumino, dedos, papel, trapo, etc., de los trazos gráficos realizados con lápiz, carbón, pastel, cretas u otros materiales.

En este ejercicio explicaré como dar expresión a un boceto de retrato, poco más que un apunte, combinando trazos de distinto grosor para conseguir un modelado tonal.

Además del material mostrado anteriormente utilizaremos papel corriente tipo folio ya que sólo se trata de practicar unos ejercicios.

 

 

Utilizando un lápiz 2B comienzo trazando con trazos discontinuos un óvalo que marca los bordes de la cara. Divido este óvalo verticalmente por un eje sobre el que trazo las tres paralelas fundamentales en el encaje de un rostro sobre las que se sitúan los ojos, la nariz y la boca que dibujo por simple aproximación sin detalles todavía.

Rodeando este embrión de retrato trazo las líneas estructurales que guiarán la construcción del cabello y la ropa.

 

 

En esta segunda fase dibujo con más precisión los rasgos principales que determinan tanto el parecido como la expresión de la modelo. Detallo algo mejor el cabello y el jersey y señalo ligeramente las zonas de sombras con un simple rayado sin entrar todavía en  valoraciones  tonales.

 

 

En este tercer paso borro las líneas guías y después refuerzo los tonos de una manera más selectiva para aumentar los contrastes, para ello utilizo el lápiz no dibujando con la punta sino con el canto, o sea con el lápiz ligeramente inclinado,  para conseguir un trazo más grueso.

 

 

En el último paso y con un lápiz 4B acentúo las sombras profundas y los semitonos. Con una goma maleable “limpio” las zonas más iluminadas quedando de este modo definida la valoración tonal y doy por terminado este boceto rápido de un retrato.

 

 

En esta secuencia de imágenes se puede ver la elaboración del boceto.

 

 

BOCETO RÁPIDO DE UN RETRATO A MANCHAS

 

Como ya vimos a diferencia de los dibujos a líneas los dibujos a manchas representan los valores tonales por medio de difuminados de modo  que evitamos los grafismos es decir los trazos, rayados, etc.

Casi todos los dibujos están construidos a base de masas tonales de intensidad variable que dependen tanto del color local del objeto representado como de la luz que recibe, de manera que cuando dibujamos en B/N cada valor tonal reproduce a cada color y su luminosidad.

 

 

Como norma general los principiantes deben evitar introducir demasiadas variaciones tonales en la misma obra por eso lo más sencillo es descomponer el dibujo en tres tonos: claro, medio tono o semitono y oscuro. No obstante en este ejercicio vamos a complicarlo un poco.

En esta primera aproximación al boceto aunque parezca que todo está en el mismo tono se puede ver que hay cuatro diferentes. El pelo está en el tono intermedio nº 4 de la escala de nueve tonos. Los ojos y la línea de  separación de los labios en el tono bajo nº 8. La cara y el lado derecho de la chaqueta en el tono alto nº 2 y las sombras de la nariz y la solapa izquierda de la chaqueta en el tono alto nº 3.

Los cuatro tonos del boceto están ejecutados con el mismo lápiz, un 8B, pero la valoración  de los cuatro tonos la he conseguido variando el grosor del trazo y la separación entre ellos y aprovechando el blanco del papel como elemento “blanqueador” del tono.

 

 

La escala de nueve tonos es la que generalmente se utiliza para dibujos en B/N,  aunque hay artistas que usan escalas mucho más amplias pero con nueve tonos es suficiente para resolver satisfactoriamente cualquier obra. Como nosotros estamos en etapa de aprendizaje esta gama es la más adecuada por ahora.

 

Si queréis más información sobre la escalas de grises:

http://valero7.webnode.es/tecnicas/a3-escala-tonal/

 

 

En este segundo paso he utilizado el difumino para fundir los trazos hechos a lápiz anteriormente para señalar las zonas de sombra profunda del boceto cercanas al negro absoluto. Si es necesario se puede y debe superponer al fundido nuevas capas de trazos para conseguir un tono bajo nº 9, el segundo más bajo de la escala.

De este modo quedan establecidos los dos tonos extremos: el blanco del papel y el tono nº 9. Entre estos dos tonos deben estar todos los restantes que utilicemos.

 

 

 

En este tercer paso he sombreado la frente. Se puede apreciar las variaciones tonales en función de la iluminación que recibe. También he dibujado con goma maleable unas suaves estrías de luz en sentido horizontal que responden a las arrugas típicas en la frente.

 

 

De izquierda a derecha según se ve la imagen los tonos son nº 7, 4, 2, 1, 2, 5 y nº 4. Esta gradación que empieza con un tono de la escala baja (7) sube hasta el tono más alto (1) y vuelve a bajar hasta un semitono  (5) y acaba con un tono intermedio alto (4)  expresando así la curvatura de la frente que refleja la luz con diferentes intensidades.

 

 

En el cuarto paso he terminado las cejas, los ojos, la nariz, el labio superior y la mitad izquierda de la cara. La variación tonal es menor que en la frente dado que la luz llega desde el lado derecho y por tanto el izquierdo queda algo más plano. El perfil está sombreado con un tono 7, y la mejilla con valor tonal 4. Los brillos los consigo por el método de reserva, es decir dejando el blanco del papel sin manchar.

 

 

En el quinto paso completo la cabeza, terminando el labio inferior, la oreja, y el lado derecho de la cara según se ve el dibujo. Este lado es el más iluminado encima  del párpado, la mejilla, y el mentón. Los tonos de la escala utilizados son el 9 para la sombra profunda entre la mandíbula y el cuello del jersey, el 7 para la parte en sombra próxima a la oreja, el 5 para la mejilla y la parte inferior de la boca y el 1 para el pómulo justo debajo del ojo.

 

 

En el último paso subo un poco su oreja derecha, hago la separación entre los labios a través de la cual se ve ligeramente los dientes, corrijo su ceja derecha elevando el ángulo por el lado exterior. También termino el jersey y la chaqueta aunque sin demasiado detalle ya que se trata de hacer un boceto y no un retrato acabado.

 

 

En esta imagen seriada se pude ver el desarrollo del boceto.

 

 

BOCETO RÁPIDO DE UN RETRATO A LÍNEAS Y MANCHAS

 

Para terminar esta serie de bocetos rápidos  practicaremos un retrato de líneas y manchas combinadas. He elegido una fotografía de Benazir Bhutto, no sólo por su relevancia política, al ser la primera mujer que fue Primera Ministra de un país musulmán, sino por la calidad de la fotografía que presenta una amplia gama tonal y fuerte contraste entre luces y sombras.

 

 

 

Comenzamos por identificar las principales líneas que estructuran el retrato que he marcado en rojo en la imagen superior y sobre ellas desarrollamos todo el dibujo con unas simples líneas guías para hacer el encaje de la figura.

Para este boceto he elegido un papel gris ya que he preferido realzar las luces con lápiz blanco y empiezo utilizando un lápiz 3B.

 

 

En el segundo paso he dibujado con bastante aproximación los elementos de la cara que hacen perfectamente reconocible a la retratada. Con simples rayados de trazos paralelos marco las zonas de penumbra o sea los tonos intermedios y con achurados, es decir rayados cruzados, las zonas de sombra o sea tonos oscuros o bajos, dejando del color propio del papel es decir en reserva las zonas más iluminadas es decir tonos claros o altos.

 

 

En el tercer paso una vez comprobada la valoración tonal hecha en el paso anterior acentúo las sombras, aumentado los trazos y modelando así el rostro, cabello, pañuelo y vestido.

 

 

En este cuarto paso después de dibujar los rayados que serán sombras y penumbras y dejar en reserva lo que serán las luces (tonos oscuros, intermedios y claros) hago los realces de luz también llamados brillos. Como obviamente no puedo conseguir un tono más claro que el propio del papel estos realces los hago con lápiz pastel blanco.

Los realces se localizan principalmente en el pañuelo blanco, frente, perfil de la nariz, labios y a lo largo del hueso cúbito del antebrazo.

 

 

He hecho este dibujo esquemático para recordar la situación de los dos huesos del antebrazo para los que como yo hace tiempo que dejamos la escuela y ya se nos ha olvidado.

 

 

Una vez asegurada la correcta valoración tonal acentúo el rayado y achurado con un lápiz 6B y extiendo los realces y luces. Detallo los ojos, nariz y boca con un 2B

 

 

Finalmente difumino las sombras con lo que se potencian los tonos y también fundo aunque muy suavemente los trazos a lápiz pastel blanco. De este modo hemos conseguido un boceto que se encuentra a mitad de camino entre un dibujo a trazos y un dibujo a manchas.

Termino el ejercicio precisando con más detalle los perfiles de ojos y labios con un 2B.

 

 

 

Este es el recordatorio del trabajo realizado.