2.- Lápices de grafito

 

El grafito es una variedad del carbón cristalizado, pero los lápices de grafito  son una mezcla de grafito puro y arcilla.

A mayor porcentaje de arcilla más dureza y menos oscuridad.

A mayor porcentaje de grafito más oscuridad y menos dureza.

Para establecer el grado de dureza/oscuridad los lápices de fabricación europea (los americanos usan otro código) llevan impreso en la caña o carcasa de madera unas letras y números.

 

De modo que el 9H es el más duro  y más claro y esta dureza va disminuyendo y la oscuridad aumentando  a medida que baja el número es decir 8H, 7H etc. hasta el H. El H sería el menos duro de los duros y el más oscuro de la semi escala de grises más cercana al blanco. A continuación sigue la escala de grises progresando hacia el negro que es el 9B, que es a la vez el más blando de todos. Esa segunda semi escala de grises  empieza con el B, 2B etc. hasta el 8B y 9B. Y justo en el centro de ambas escalas están el HB y el F, que son el tono medio entre el gris más claro y duro 9H y el gris más oscuro y blando 9B.

 

Como nota informativa  diré que la H es la inicial de Hard (duro en inglés) y la B es la de Black (negro).

 

 

Lo apropiado es conseguir varios lápices de diferentes tipos y experimentar con ellos para  adoptar los que más  convenga.  Sugiero  trabajar con una gama que vaya desde el  4H al 6B así se dispondrá al menos de seis negros y  cinco grises suficiente para cualquier dibujo.

 

 

También se puede experimentar con grafito en polvo. Se aplica con brocha o trapo y se obtienen difuminados extraordinariamente delicados y sutiles. Y se abren luces por medio de gomas moldeables con gran facilidad y resultados muy bellos.