16.- Canon del cuerpo humano

 

PROPORCIÓN

Proporción es la relación comparativa de una cosa con respecto a otra o de una parte con el todo.

Las proporciones estéticas son aquellas que se utilizan con fines antropométricos o artísticos.

Las proporciones estéticas objetivas son las utilizadas para representar elementos de la naturaleza. Estas relaciones proporcionales se obtienen de la observación directa del modelo.

Las proporciones estéticas técnicas son aquellas que deducidas de las proporciones estéticas objetivas se establecen como norma (canon) para la reproducción artística del cuerpo humano.

Las proporciones estéticas expresivas son relaciones antinaturales (deformación de la figura) en función del carácter simbólico que se le otorga al objeto representado.

 

CANON

El canon por tanto es la norma que establece las proporciones ideales del cuerpo humano con vista a su reproducción. El canon es un sistema de medidas que cumple la regla de la justa relación, es decir que tomando una parte se puede deducir el todo y a la inversa, de la totalidad se puede deducir una parte.

 

El canon natural es el intrínseco a cada persona derivado de su conformación única.

El canon histórico es el derivado de la interpretación en cada momento histórico del cuerpo humano en el arte, por ese motivo el canon evoluciona.

El canon antropométrico se determina según las medidas obtenidas por comparación de una parte de la población. Este canon pertenece al ámbito científico que se definió en el siglo XIX. Se suele tomar la cabeza como módulo de comparación.

 

El canon antropométrico estándar o de tipo medio es de 7 y ½ cabezas.

El canon antropométrico óptimo o de tipo normal es de 7 y ¾  cabezas.

El canon antropométrico heroico o de tipo heroico es de 8 cabezas.

 

El canon artístico simbólico es aquel que viene determinado por componentes ajenos a la observación directa del cuerpo. Es decir por condicionamientos sociológicos, culturales o religiosos. En este caso las relaciones proporcionales son simbólicas.

 

Ejemplos de canon artístico simbólico

1.- Bailarina de Harappa (India) 2.- Estatuilla Fang (Guinea Ecuatorial) 3.- Bailarina de Tlatilco (México) 4.- Estatuilla de las Islas Kiriwina (Papúa y Nueva Guinea)

 

El canon artístico modular es el resultante del interés que desde la antigüedad ha tenido el hombre por encontrar un  canon que permitiese establecer unas medidas perfectas para representar el cuerpo humano.

 

El primer canon artístico modular lo encontramos en la escultura egipcia. Los egipcios tomaron como unidad de medida el puño de la mano para representar la figura humana. El puño es el módulo de todas las proporciones. Una representación del cuerpo debía tener 18 puños de altura hasta la mitad de la frente. También se medía en puños la distancia idónea que debía haber entre los hombros y entre cualquier otra parte del cuerpo.

Según este módulo regulador la cara debía medir dos puños, desde los hombros hasta las rodillas debería tener una longitud de diez puños y desde las rodillas hasta los pies seis puños. En época tardía, a partir del siglo VII a. C., será sustituido por otro de 21 puños que alargaba aún más la figura. El resultado es que la figura se deforma-idealiza según el canon de la época.

 

 

Las deformaciones que se aprecian en las figuras la alejan del canon antropométrico de 7 ½. Este será el modelo que pase a Grecia como origen de los cánones artísticos modulares.

Será en la Grecia clásica donde aparezca el canon de representación del cuerpo humano que más influencia ha tenido en la cultura occidental.

El escultor del Período Clásico (490 a 334 a.C.) Polícleto en su obra técnica “El Kanon” determinó que el módulo de medida es la cabeza y que la altura ideal debe ser de 7 1/3 cabezas,  utilizado también por Fidias.

 

“Doríforo” de Polícleto.   Canon de Polícleto

 

La evolución hacia el canon de 8 cabezas fue realizada por Eufranor, discípulo de Polícleto y adoptada por Praxíteles y Lisipo, escultores del Período Helenístico (334 a 30  a. C.)

 

“Hermes y Dionisos” de Praxíteles.   Canon de Praxíteles.

 

Desde el fin del clasicismo hasta el Renacimiento hay un largo periodo  en que el canon evoluciona de una forma imprecisa desde el primitivismo Románico de una sociedad de campesinos y guerreros  hasta el estilo gótico, de los últimos siglos de la Edad Media, de una sociedad urbana que propicia la aparición de las universidades y las órdenes religiosas.

 

1.- Cristo románico de Torres del Río (Navarra-España) Siglo XII

2.- Majestad de Cristo en la Cruz. Museo de BB.AA. de Bilbao (España) Siglo XIII

3.- Cruz de Berlinguieri. Lucca (Italia) Siglo XIII.

 

El Kanon de Lisipo y Praxíteles fue aceptado por la mayoría de los artistas de la Grecia y la Roma clásicas e influyó posteriormente en los grandes artistas del Renacimiento del Clasicismo.

El primer canon artístico de la modernidad desarrollado a partir de estudios antropométricos es el de Leonardo Da Vinci basados en el Libro III, Capítulo I del  tratado de arquitectura más antiguo que se conoce, “De Arquitectura”, publicado por el  arquitecto romano Marco Vitruvio (Siglo I a. C.) que a su vez se apoyaban en el canon de Eufranor, discípulo de Polícleto ya mencionado.

 

 

Leonardo corrigió algunas proporciones descritas por Vitruvio y añadió otras definiendo el canon matemático que está considerado como uno de los grandes logros del Renacimiento. En estos estudios se basa el dibujo realizado en 1490 (autorretrato de 24,5 x 34,3 cm.) por Leonardo de la figura del hombre conocido como  “Hombre de Vitruvio”

 

 

Como se puede apreciar el hombre de Leonardo con los brazos extendidos (en cruz) inscrito en el cuadrado en rojo,  tiene la misma envergadura que altura, es decir 8 x 8 cabezas. El pubis se encuentra en el centro geométrico del cuadrado.

La línea de los pezones se encuentra a una distancia de 2 cabezas, línea morada.

El ombligo se encuentra aproximadamente a 3 cabezas de la parte más alta.

Las piernas comienzan a 4 cabezas, línea azul, y tienen una longitud de la mitad de la altura total es decir 4 cabezas.

La rodilla está en la mitad de la pierna, a 6 cabezas, línea verde.

Cada brazo mide 3 cabezas. El ancho de los hombros 2 cabezas.

 

 

Según Leonardo el hombre con los brazos extendidos y elevados hasta que la punta de los dedos alcance la parte superior de la cabeza (en aspa) queda inscrito en un círculo cuyo centro coincide con el ombligo, cruces de líneas azules (diámetros vertical y horizontal del círculo)

La distancia entre el ombligo y las puntas de los dedos (línea verde) es igual a la distancia entre el ombligo y la planta de los pies (Línea morada) que son el radio del círculo.

Loa cánones académicos del siglo XIX toman a Leonardo como origen.

 

“David” 1501-1504 Miguel Ángel Buonarroti.

 

El otro Genio del Renacimiento, Miguel Ángel, también nos legó su canon de la figura humana. Su “David” haciendo referencia directa a la antigüedad logró superar toda la estatuaria antigua conocida alcanzando la cima del clasicismo.

Profesores de anatomía han corroborado que es un modelo de precisión anatómica que supera cualquier prueba científica a excepción de una pequeña imperfección en la espalda debido a un defecto del bloque de mármol que ya había sido rechazado por otros escultores.

 

“Adán y Eva” 1507.- Alberto Durero.- Dos tablas separadas.

 

El último Genio del Renacimiento, en este caso del norte de Europa, Alberto Durero el artista alemán más importante de todos los tiempos, aportó sus figuras canónicas  síntesis del germanismo e italianismo. Su canon de nueve cabezas alarga los cuerpos y por lo tanto lo hace más gótico que renacentista. Las obras a las que aplicó el resultado de sus trabajos teóricos sobre las proporciones humanas son “Adán” y “Eva”, en realidad inspiradas en un Apolo-Venus  del clasicismo-gótico-renacimiento.

 

Durero un gran teórico escribió su “Instrucción para la medición” (1525) que junto con “Teoría de la fijación” (1527) y  “Teoría de las proporciones” (1528),  constituyen un hito en la teoría del arte y son el origen de la antropometría científica moderna.

 

Finalmente nos quedaría por comentar el canon artístico modular de Le Corbusier, el “modulor” desarrollado entre 1942 y 1948, un sistema de medidas en que cada magnitud se relaciona con las demás en función de la Proporción Áurea pero dado que sería muy complejo de explicar sin conocimientos previos del “Número Áureo” o “Sección Áurea” lo dejaremos para otra ocasión.

 

Bien, pues hecho este repaso por la historia, he dibujado unas figuras muy esquemáticas sobre un campo gráfico de alta densidad de cuadrículas para facilitar el “cálculo” de las proporciones de una figura según el canon actualmente más común de ocho cabezas desde los pies hasta la parte superior de la cabeza sin contar el pelo.

 

 

Las líneas rojas son los ejes vertical y horizontal de la figura que queda dividida en dos partes iguales tanto en altura como a lo ancho. El cruce entre ambas líneas señala el centro geométrico de la figura que coincide con el pubis.

La distancia entre las líneas azules es el “módulo” es decir la medida de la cabeza.

Se puede ver que las piernas contienen cuatro módulos es decir que su longitud es la mitad de la altura total del cuerpo.

El ombligo está a tres módulos (cabezas) contando desde arriba. Los pezones están a dos cabezas.

Las clavículas a una cabeza y un tercio de cabeza. Los codos a tres cabezas. La longitud de los brazos es de casi tres cabezas.

Las rodillas están en la mitad de las piernas. Es decir a seis cabezas contando desde arriba.

La anchura de los hombros es de dos cabezas y un  tercio, desde los extremos exteriores. La anchura de la cintura es de una cabeza y casi un tercio. La longitud de la mano es de casi una cabeza, más exactamente la longitud de la cara desde la barbilla hasta el nacimiento del pelo.

 

Si considerásemos que la altura de este hombre es de 180 centímetros significa que su módulo (la altura de su cabeza)  es de 180 : 8 = 22,50. Conociendo el canon (número de módulos) y la longitud del módulo se puede calcular el resto de las medidas que interesen.

Inversamente si sabemos que la longitud de la cabeza de una mujer adulta es de 20,50 centímetros podemos deducir que 20,5 x 8 = 164 es decir su altura sería de 164 cm.

 

En cumplimiento de la regla de la justa relación, si sabemos que el canon de una figura es de  ocho  módulos y sabemos también que por ejemplo la distancia desde  su pie hasta la rodilla es de dos módulos podríamos reconstruir la figura completa.

 

Bien, pues entendido el procedimiento para calcular las proporciones dejo a vuestra disposición figuras de  mujer adulta de frente, perfil y espalda.

 

 

 

El canon para niños es básicamente el mismo que para adultos pero con las diferencias propias de la edad dado que el cuerpo aún no está completamente desarrollado.

La imagen de la derecha es de un niño de 12 años y como se ve su canon corresponde a 7 cabezas (la longitud de su cabeza, naturalmente)  Su centro geométrico está por encima del pubis. La longitud de las piernas es proporcionalmente más corta que en el adulto, algo más de tres cabezas.

 

 

 

La figura del centro corresponde a un niño de seis años. Su canon es de seis veces su cabeza. El centro geométrico esta también por encima del pubis. La longitud de sus piernas es de dos cabezas y dos tercios de cabeza. Sus rodillas están ligeramente por encima de la mitad de sus piernas, a una cabeza y media de los pies.

La figura de la izquierda corresponde a un niño de 2 años. Su canon es de 5 cabezas, como siempre consideradas desde los pies hasta la parte superior de cráneo sin contar el pelo. Su centro geométrico coincide con el ombligo. La longitud de las piernas es de dos veces su cabeza.

Como se puede apreciar a medida que el niño crece el rectángulo en el que se inscribe su figura pierde su cuadratura, es decir aumenta su desproporción entre la altura y la anchura, o sea que al crecer el cuerpo el niño se estiliza.

 

 

La siguiente composición corresponde a los cánones comparados de un hombre y una mujer adultos y unos niños de 12, 6 y 2 años de edad, considerando que la altura media de un español actualmente es de 177 cm, la de una mujer de 164 cm, la de un niño de doce años es de 149 cm, la de un niño de seis años es de 115 cm y finalmente la de un niño de dos años es de 87 cm.

 

 

 

Finalmente para ver con detalle el canon específico de la cabeza de adultos y niño podéis revisar  el apartado que dediqué  al “retrato paso a paso”.

 

Bien, pues esto ha sido todo. Ya sé que son unas ideas muy básicas, pero esta web está pensada principalmente para principiantes. Espero que os resulte útil.