Parte 2.- El Renacimiento en Italia.- El Quattrocento

 

 

El Quattrocento en Italia, también llamado Renacimiento Inicial o Primer Renacimiento, abarca prácticamente todo el siglo XV, desde el año 1.420 al 1.492. “El orden y la armonía y la libertad del artista aparecen como los motores de un renacer que tiene al hombre como principal protagonista del mundo”. “El Quattrocento”. Edit. Salvat. 2006

El Renacimiento se caracteriza principalmente por el Humanismo que cambia el concepto medieval del hombre, el hombre vuelve a ser el centro de todas las cosas. Estos cambios, aunque significativos, estuvieron concentrados en las clases altas y para la gran mayoría de la población la vida cambió poco en relación a la Edad Media.

La realidad se analiza a través de la razón y los artistas investigan racional y científicamente la arquitectura, la pintura o la escultura antes de llevar a cabo sus obras.

Recordando el apunte que publiqué sobre el Prerrenacimiento: “Con Giotto no sólo se dan los fundamentos de la pintura moderna, sino también los trazos que hicieron visible al individuo sacándolo del anonimato medieval. De aquí que esta conciencia de individualidad sea, aunque no haya sido el único, una de las contribuciones fundamentales de Giotto a la consideración del artista como creador original y, por tanto, con derecho a ser reconocido por la sociedad”  “El Quattrocento”. Edit. Salvat, 2006. Por lo tanto desaparece el anonimato artístico, se pone de manifiesto la nueva estimación  del papel social del artista, basándose a partir de ahora la Historia del Arte en los artistas en lugar de en las obras de arte, por ello habrá una mayor valoración de la propia actividad artística, dejará de ser un oficio para convertirse en una ciencia y en un arte.

Como ya vimos cumplidamente en el apunte anterior el mecenazgo que protege a los artistas, que los incentivan, los animan a crear e incluso en ocasiones los mantienen, promueve la valoración de los artistas ya que al disputarse los mecenas su trabajo crean una cierta competencia entre las cortes de las diferentes ciudades-estado.

Aparecen los teóricos del arte, tratadistas, críticos y biógrafos que recogen en su obra escrita las experiencias artísticas pasadas y presentes, y a la extensa obra escrita durante los siglos XV y XVI hay que unir la reedición de antiguos tratados, como el de Vitrubio. 

El Renacimiento supuso también el descubrimiento de la naturaleza, que se hace patente en los fondos de la pintura o el esfuerzo por representar la anatomía, de modo que la figura humana será el centro de interés de la obra de arte que seguirá siempre sus proporciones, sus medidas.

 

 

EL QUATTROCENTO

 

Como ya vimos en la primera parte de estos apuntes el precedente fundamental hay que buscarlo en la figura del Giotto, el gran maestro del siglo XIV.

Sigue siendo fundamental el tema religioso junto con el mitológico, pero como reflejo del individualismo y de la importancia de la naciente burguesía de la época se generaliza el retrato.

El dibujo es el elemento capital, por lo que los contornos son nítidos, pero el pintor del Quattrocento está obsesionado sobre todo por la captación de la profundidad, por la perspectiva, utilizando para conseguirla los paisajes, especialmente urbanos y sobre todo la arquitectura y los interiores.

La perspectiva se logra creando un punto de fuga geométrico y la sensación de espacio lo consigue con el "sfumato" y la perspectiva aérea, de la que será un maestro Leonardo da Vinci.

Los artistas del Renacimiento acuden a la geometría para encajar composiciones y dotarlas de equilibrio. Es la "sección aurea" o "divina  proporción" en la que se basan los artistas.

También se utiliza el eje axial: si dividimos la obra en dos, hay un perfecto equilibrio. Predomina el orden simétrico, la armonía y las composiciones piramidales.

Durante el renacimiento sigue usándose la pintura al temple, en la que el aglutinante es el huevo o la cola pero en la segunda mitad de siglo XV, y empezando por Venecia, comienza a introducirse el óleo que vino a ocupar el lugar del fresco y del temple. Tradicionalmente se pensaba que esta técnica había sido desarrollada a finales de la edad media por los hermanos flamencos Jan van Eyck y Hubert van Eyck, pero en la actualidad se cree que fue inventada mucho antes.

Aunque el soporte predominante sigue siendo el mural, tanto en capillas, conventos,  iglesias y en los palacios renacentistas, en el renacimiento la pintura al fresco en muros y techos cedió el paso a la pintura de caballete al óleo y los lienzos sustituyeron a las antiguas tablas.

 

 

PRIMER RENACIMIENTO

1420-1492

El número de artistas es tal que nos limitaremos a ver una visión general de las Escuelas y sus pintores más importantes.

 

Escuela de Florencia

“Florencia desempeñó un papel pionero del Renacimiento, al que luego se incorporaron otros centros artísticos con planteamientos completamente diferentes, como es el caso de los pintores de Ferrara o Venecia. De ahí la necesidad de entender el Quattrocento no como el arte que crea Florencia e imitan otros centros, sino como una suma de tendencias dispares de un nuevo lenguaje que se inicia en Florencia” “Historia del Arte”. Sagrario Aznar. Edit. Nerea. 1994.

 

       Primera Generación

A Massaccio se le considera el primer pintor  en aplicar a la pintura las leyes de la perspectiva científica, desarrolladas por Brunelleschi para la arquitectura.

El hecho de ser fraile y artista dotan a Fra Angélico de un carácter personal y original que le diferencian del resto de pintores renacentistas. Es un hombre profundamente religioso y de elevada espiritualidad y esto quedará reflejado en su obra.

Uno de los artistas más preocupados por la perspectiva fue Paolo Uccello que abandonó pronto el Gótico Internacional  para experimentar con los problemas de la representación.

Fra Filippo Lippi fue discípulo de Massaccio y uno de los mejores coloristas de su época. Trató temas religiosos pero con mayor acento profano que Massaccio y Fra Angélico.

Andrea del Castagno, además del problema de la perspectiva científica se preocupó por armonizar el ideal de la belleza con la representación de lo real.

Piero della Francesca convierte la luz en protagonista de la definición espacial para desarrollar una simplificación del volumen de las figuras.

 

Arriba de izquierda a derecha: Masaccio, Fra Angélico y Paolo Uccello

Abajo de izquierda a derecha: Fray Filippo Lippi, Andrea del Castagno y Piero della Francesca.    

 

 

      Segunda Generación

Entre los alumnos de Verrocchio estuvieron Leonardo da Vinci, Perugino, Ghirlandaio y Sandro Botticelli, y también influyó en Miguel Ángel.

Boticelli fue alumno de Fray Filippo Lippi del que recibe sus mayores influencias: la síntesis entre el nuevo control de formas tridimensionales, la delicadeza expresiva en los rostros y los gestos, los detalles decorativos (herencia del estilo del Gótico tardío) y un estilo íntimo.

Ghirlandaio, maestro de Miguel Ángel, se convirtió en el retratista oficial de la alta sociedad florentina, gracias a su estilo preciso, amable y veloz.

Gozzoli fue alumno de Fray Angélico con quien colaboró durante diez años. Trabajó en Florencia, Roma, Umbría, San Gimignano y Pisa

Filippino Lippi, hijo de Fra Angélico, se formó con su padre y en el taller de Botticelli. Filippino situaba a sus personajes en un entorno que recreaba el mundo antiguo hasta el más mínimo detalle de este modo creó un estilo "animado", misterioso, fantástico, pero también inquietante, disfrazando la irrealidad en pesadilla.

Muchas de las pinturas de Piero di Cósimo juegan sobre un dualismo entre ingenuidad encantadora y erotismo turbador y que parece muy moderno. Su sentido de lo fantástico, su gusto por los seres extraños y las formas aberrantes son otras de sus características que le valdrán ser redescubierto por los surrealistas, calificándole de excéntrico

 

 

Arriba de izquierda a derecha: Verrocchio, Botticelli y Ghirlandaio.

Abajo de izquierda a derecha: Gozzoli, Filippino Lippi y Piero di Cósimo.

 

 

Escuela de Venecia

 

En Venecia las reformas del renacimiento entraron tardíamente pero desarrollando una orientación de extraordinaria originalidad atenta a lo real mediante la luz y el color.  A través de Gentille y de Giovanni Bellini se articuló un contrapunto de la maniera florentina. Antonello da Mesina desarrolla un tipo de retrato veraz y coherente. Carpaccio desarrolla una visión de Venecia como ciudad real.

 

 

Arriba de izquierda a derecha: Antonello da Mesina y Giovanni Bellini.

Abajo de izquierda a derecha: Gentille Bellini y Carpaccio.

 

Escuela de Umbría

Signorelli fue alumno de Piero della Francesca. Su especial libertad en el modo para tratar los temas, la especial utilización de los efectos lumínicos, el dramatismo de muchas de sus composiciones, su apasionada violencia expresiva, la crudeza de la realización pictórica y la complejidad iconográfica son los precedentes más significativos de Miguel Ángel y Rafael.

Perugino fue el líder de la escuela de Umbría y maestro de Rafael. Se formó en Florencia junto a  Leonardo, Ghirlandaio, Filippino Lippi y Botticelli.     Su pintura está influenciada por Piero della Francesca y Verrocchio.

Pinturicchio fue ayudante de Perugino en la pinturas de la Capilla Sixtina, con posterioridad, Pinturicchio desarrolla un estilo propio. Predomina en él el gusto por lo anecdóctico y por el lujo, así como la multiplicidad de pequeñas escenas en un amplio escenario.

 

 

De izquierda a derecha: Signorelli, Perugino y Pinturicchio.

 

Escuela de Padua

En Mantegna se conjuga armónicamente la sensibilidad ideal del Quattrocento con una preocupación por la expresividad de la que surge una nueva dimensión del clasicismo.

 

 

Andrea Mantegna

 

Escuela de Ferrara

En Ferrara la pintura alcanzó una dimensión singular en la que se fusionan en una expresión original el nuevo clasicismo con algunas de las soluciones expresivas a la manera de Roger Van der Weyden  que visitó la ciudad, donde destacaron Cósimo de Tura y Francesco del Cossa.

 

Leonardo da  Vinci

Naturalmente no puedo cerrar estos apuntes sobre el Quattrocento sin hacer una referencia siquiera sea mínima sobre Leonardo da Vinci cuya obra se desarrolló a caballo de los siglos XV y XVI, pero como la mayoría de historiadores estudian a Leonardo situándolo en el Cinquecento yo también lo incluiré en el Alto Renacimiento junto con los otros dos grandes Genios de su época Miguel Ángel y Rafael Sanzio, pero eso será en los próximos apuntes.

 

 

Cuadro sinóptico

 

OBRAS

Escuela de Florencia

1ª Generación

 

 

Tommaso di Ser Giovanni di Mone Cassai, “Masaccio”.- (1401-1428).- “La Trinidad”.- 1426-28

 

 

Guido di Pietro da Mugello, “Fra Angélico”.- (1390-1455).- “La Anunciación”.-1450

 

 

Paolo di Dono, “Paolo Uccello”.- (1397-1475).- “San Jorge y el dragón”.- 1456-60  

 

 

Fray Filippo di Tommaso Lippi, “Lippo Lippi”.- (1406-1469).- “La Virgen en Majestad con cuatro Santos”.-1442-50

 

 

Andrea di Bartolo di Bargilla, “Andrea del Castagno”.- (1421-1457).- “Última Cena”.-1447-49

 

 

Piero di Benedetto dei Franceschi, “Piero della Francesca”.- (1415-1492).- “Madonna del Duque de Urbino”.-1472-74

 

 

2ª Generación

 

 

Andrea di Michele di Francesco de Cioni, “Verrocchio”.- (1435-1488).- “El bautismo de Cristo”.-1475-78

 

 

Alessandro di Mariano di Vanni Filipepi, “Sandro Botticelli”.- (1445-1510).- “El nacimiento de Venus”.-1484-85

 

 

Doménico di Tommaso Curradi di Doffo Bigordi, “Ghirlandaio”.- (1449-1494).- “La última Cena”.- 1486

 

Benozzo di Lesa di Sandro, “Benozzo Gozzoli”.- (1421-1497).- “Anunciación”.- 1450-52

 

Filippo Lippi, “Filippino Lippi”.- (1457-1504).- “Madonna con el Niño y Santos”.- 1488

 

Piero Lorenzo di Chimenti, “Piero di Cósimo”.- (1462-1522).- “La liberación de Andrómeda”.- 1510-15

 

 

Escuela de Venecia

 

 

Antonello di Giovanni d’Antonio, “Antonello da Messina”.- (1430-1479).- “San Girolamo en su estudio”.-1474

 

 

Giovanni Bellini, “Giambellino”.- (1433-1516).-“El Dux Leonardo”.-1501-04

 

 

Gentille Bellini.- (1429-1507).- “Anunciación”.-1465

 

Vittore Carpaccio.- (1465-1526).- “La Visión de San Agustin”.-  1502

 

 

Jacopo Bellini.- (1400-1470).- “Madonna con el Niño”.- 1465

 

 

Carlo Crivelli.- (1435-1495).- “Madonna con el Niño”.-1480

 

Escuela de Umbría

 

Luca d’Egidio di Ventura de Signorelli, “Luca Signorelli”.- (1445-1523).- “Los condenados”.- 1499-1503

 

 

Pietro di Cristóforo Vanucci, “Il Perugino”.- (1448-1523).- “Entrega de las llaves a San Pedro”.- 1482

 

 

Bernardino di Betto di Biagio, “Pinturicchio”.- (1454-1513).- “Anunciación”.- 1501

 

Escuela de Padua

 

Andrea Mantegna.- (1431-1506).- “Lamentación sobre Cristo muerto”.- 1480-90

 

Escuela de Ferrara

 

Cósimo Tura.- (1430-1495).- “Pietá”.- 1460

 

 

Francesco del Cossa.- (1436-1477).- “Las tres gracias”.-1470